domingo, 20 de abril de 2014

Apure

- Marian, ¿cuántos pueblos faltan para llegar?
- Como dos.
- Coño, Marian. Eso me dijiste ocho pueblitos atrás.


sábado, 12 de abril de 2014

miércoles, 9 de abril de 2014

Ciudad lúdica contra ciudad burguesa

"Los situacionistas sustituyen la ciudad inconsciente y onírica de los surrealistas por una ciudad lúdica y espontánea. Aunque mantiene su tendencia hacia la búsqueda de las partes oscuras de la ciudad, los situacionistas sustituyen el azar de los errabundeos surrealistas por la construcción de unas reglas de juego. Jugar significa en este caso saltarse deliberadamente las reglas e inventar unas reglas propias, liberar la actividad creativa de las constricciones socioculturales, proyectar unas acciones estéticas y revolucionarias dirigidas contra el control social. En la base de las teorías de los situacionistas había una aversión al trabajo y la suposición de una transformación inminente del uso del tiempo en el marco social: con la modificación de los sistemas de producción y el progreso de la automatización, sería posible reducir el tiempo de trabajo en beneficio del tiempo libre. Por tanto, era necesario preservar del poder el uso de este tiempo no productivo que, de otro modo, habría sido encauzado dentro del sistema del consumo capitalista mediante la creación de unas necesidades inducidas. La descripción del proceso de espectacularización del espacio, entonces en marcha, era lo que obligaba a los trabajadores a producir, incluso durante su tiempo libre, consumiendo dentro del sistema sus propias rentas. Si el tiempo de recreo se convertía cada vez más en un tiempo de consumo pasivo, el tiempo libre tenía que estar dedicado al juego, tenía que ser un tiempo no utilitario, sino lúdico. Por ello era urgente preparar una revolución que se basase en el deseo: buscar en lo cotidiano los deseos latentes de la gente, provocarlos, despertarlos y sustituirlos por los deseos impuestos por la cultura dominante. De ese modo, el uso del tiempo y el uso del espacio podrían escapar a las reglas del sistema, y sería posible autoconstruir nuevos espacios de libertad: se podría hacer realidad el eslogan situacionista "habitar es estar en casa en todas partes". Por ello la construcción de situaciones era la manera más directa de hacer surgir en la ciudad unos nuevos comportamientos y, también, de experimentar en la realidad urbana los momentos de lo que habría podido ser la vida en una sociedad más libre.
Los situacionistas habían encontrado en la deriva psicogeográfica un medio con el que poner la ciudad al desnudo, pero también un modo lúdico de reapropiación del territorio: la ciudad era un juego que podía utilizarse a placer, un espacio en el cual vivir colectivamente y en el cual experimentar comportamientos alternativos; un espacio en el cual era posible perder el tiempo útil con el fin de transformarlo en un tiempo lúdico constructivo. Era necesario contestar aquel bienestar que la propaganda burguesa vendía como felicidad, y que en el terreno urbanístico se traducía en la construcción de unas viviendas "dotadas de confort" y en la organización de la movilidad. Hacía falta "pasar de circulación como suplemento del trabajo a la circulación como placer". Hacía falta experimentar la ciudad como un territorio lúdico que podía ser utilizado para la circulación de las personas a través de una vida auténtica. Hacía falta construir aventuras".

Francesco Careri, "Walkscapes. El andar como práctica estética", Editorial Gustavo Gili, 2da edición, Barcelona, 2013.

Y yo... yo lo extraje de Ser Urbano.Así, de todas todas, no se me pierde.

martes, 1 de abril de 2014

Liubliana

La niña le pidió perdón al dispensario y corrió en busca de su padre. Pagué. "¡Papi, papi! -escuché al fondo, en la entrada-. Dime que soy la niña más hermosa del mundo". Sonreí. Salí del lugar, un hombre joven sostenía a la niña en sus brazos cerca de la puerta. "Si, mi amor, eres la niña más hermosa del mundo", le dijo bajito, con algo de vergüenza. Maldije, entonces, la promiscuidad de la belleza.

De Sánchez Rugeles